Control sobre el viento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Control sobre el viento

Mensaje por Gandalf el Dom 05 Feb 2012, 07:56

La aeroquinesis es una de las ramas de la kinesis. A mi parecer, ésta habilidad es la más fácil después de la telequinesis. De hecho, una vez controlada la telequinesis no debería ser difícil alcanzar cierto grado de control sobre los vientos.
El truco está en que nuestro concepto de viento es de algo ligero y fácil de provocar, y puesto que nos vemos rodeados de aire en casi todos los lugares podremos usar esta habilidad en muchísimas ocasiones.

Para tomar control sobre el aire y poder crear viento nos podría ayudar el pensar que el aire es una sustancia muy fluida y fácil de dirigir. También debemos pensar que si nos es fácil mover objetos sólidos ¿por qué no íbamos a poder mover el aire? Si a alguno le resulta difícil el hecho de que el aire nos sea invisible sería recomendable hacer algo de meditación antes de empezar a practicar esta técnica.

Primero siéntate en posición relajada y relaja tus sentidos. Nota el aire a tu alrededor y en contacto con tu piel. Una vez te sientas en cierta armonía con el aire y tengas conciencia de que ¡si, el aire existe! Entonces podrás intentar dominar la aeroquinesis.

También puedes imaginarte que todo a tu alrededor es negro y que una fina red verde la cruza. Esa red es el aire, en principio quieto y estable. Pero si te mueves y tienes fuerza de voluntad suficiente puedes crear ondas en la red haciendo que el aire se mueva y cree viento. Esto tan sólo es una forma de verlo para quienes les sirva y les ayude, tu puedes tener tu propia forma que te ayude mejor. A continuación expongo algunas técnicas aeroquinéticas y algunos ejercicios para desarrollar este poder:


Visualización:

Una vez hayas meditado lo suficiente (si es que lo has necesitado). Practica un método de visualización. Sencillo pero sin embargo eficaz, aunque a algunas personas no les resulta suficiente.

Estando de pie trata de relajarte. Deja tu mente en blanco. Despéjala de todo pensamiento. Nota el aire a tu alrededor, tranquilo, vibrante. Entonces imagina como se levanta el viento en la dirección que desees (la más común es que sople hacia donde estás mirando). Imagínalo, visualízalo y haz que ocurra.

Ten fuerza de voluntad pero no pierdas ni la concentración ni la serenidad. Nota como el viento empieza a soplar. Haz que ocurra. Aviso: lo más normal y lógico del mundo es que la primera vez que lo realices no te salga o simplemente notes una suave brisa, no esperes que se forme un huracán en medio del salón de tu casa. Tómatelo con calma como todos los poderes. Ya irá creciendo el grado de eoloquinesis según practiques. Que haya dicho que sea de las ramas más fáciles de la kinesis no significa que sea fácil.

CONVOCAR EL VIENTO:

Colócate en una posición cómoda con las manos por la cintura. Si puedes, trata de hacer previamente meditación si deseas conseguir un mejor efecto. A hora imagina el poder de los cuatro vientos (el norte, el sur, el este, y el oeste). Imagínatelos conectados por "cuerdas" a tus manos, de manera que puedes mover los vientos a voluntad.

En este momento, con las cuerdas todavía en mente, empieza lentamente a levantar las manos. Esto causará que los vientos sean dirigidos hacia ti. Con el levantamiento de tus manos, el viento debe levantarse. Repite el proceso varias veces hasta que lo consigas de manera que llegues a regular la intensidad del viento.

CORRIENTES DE AIRE:

Siéntate en posición relajada. Libera tu mente de todo pensamiento. Concéntrate y junta tus manos de la misma manera que si fueses a hacer una psicobola. Siente el aire que hay entre tus manos e intenta visualizarlo para hacerlo girar.
Tu propósito es hacer una corriente de aire suficientemente fuerte y estable entre tus manos, como un pequeño tornado.

Cuando lo consigas hacer girar en un sentido prueba ha hacerlo girar en el sentido inverso. Juega también a acelerar la intensidad y disminuirla. Lo cierto es que este ejercicio sirve muy bien para aprender a controlar la eoloquinesis. Cuando ya controles este ejercicio sigue practicándolo pero con las manos más abiertas de manera que las corrientes que puedas crear sean mayores.

PURIFICACIÓN

Hemos llegado a la parte que divide el arte de la eoloquinesis en dos: movimiento y purificación. Esta técnica no tiene mucho que ver con las anteriores y puede ser la más complicada de todas. Sus resultados pueden ser algo dudosos y es una técnica más difícil de aprender para los escépticos.

Esta técnica consiste en la purificación del aire. Se trata de convertir un aire pesado de respirar en uno limpio, ligero y sano para los pulmones. Se requiere un elevado poder mental para controlar esta habilidad.

Medita, concéntrate, y trata de conseguirlo por ti mismo si crees que eres capaz lo conseguirás. Yo creo que para lograrlo debes tener una voluntad positiva ya que supuestamente el purificar el aire es algo bueno y que se hace con buenas intenciones, así que trata de mantenerte cargado de energía positiva cuando lo hagas.
avatar
Gandalf
Iniciado
Iniciado


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.